Cremas para los granos, cremas para rejuvenecer, cremas para tener una mejor mirada, cremas para los brillos, cremas para realzar lo imposible, cremas para adelgazar, cremas para suavizar los pies, cremas para usar antes de las cremas, cremas para minimizar el riesgo de no volver a querer usar cremas.

Pero ¿dónde esta la crema de la inteligencia y el sentido común? Tanto preocuparnos por tener la piel hidratada y es el cerebro lo que se nos está resecando.

Aceptamos todo lo que se nos pone delante, nos cabreamos con lo que nos dicen que nos tenemos que cabrear, lloramos con lo que nos dicen que tenemos que llorar y lo mismo con la risa, con la emoción, e incluso con las ganas de mear.

Vivimos donde vivimos, y tenemos los políticos que tenemos, no nos caen bien pero los elegimos, porque parece no somos conscientes de que no solo existen A o B, pero como de algo de lo que no podemos alardear es de tener una extensa colección de cerebros hidratados, nos comemos con patatas todo lo que sale en la televisión; los únicos partidos políticos que salen son los que ganan, dejando poca o ninguna posibilidad a las alternativas. Pero como a nosotros nos gusta que nos den todo fácil, delante de los ojos, bien mascado y hecho papilla para poder tragarlo y digerirlo sin tener que pensar en mover las mandíbulas para nada el sistema no cambia.

La economía puede ir mal, nos han podido bajar el sueldo o incluso echar del trabajo, pero somos felices con tal de que gane nuestro equipo de fútbol, no entendemos nada de lo que nos dicen los políticos y nos dará igual no entenderlo, por que no nos importa, sobre política no “controlamos”, pero estamos enterados de las últimas y polémicas palabras del señor Mourinho. Mucha gente no entiende que su vida es política, su educación, los transportes de su pueblo, la limpieza, un semáforo nuevo, su trabajo, su sueldo… todo lo que nos rodea es política, así que no podemos cerrar los ojos y simplemente desear que piense otro por nosotros por que al final saldremos perjudicados. No podemos no pensar, no deberíamos no pensar… o por lo menos los que no quieren hacer el esfuerzo de pensar que no se quejen por las consecuencias de no hacerlo.

Nos prohíben fumar en casi todos los sitios pero no prohíben el tabaco, por que claro, no podemos permitir que los que duermen en un nórdico relleno de billetes pierdan un céntimo.

Ahora en un trabajo nos pueden echar estando de baja poniendo la excusa de que no hemos pasado el periodo de prueba o vete tú a saber, que hemos cogido dinero de la caja o llegará el día que nos echen porque no somos lo suficientemente guapos. Un montón de mileuristas que no llegan a fin de mes, y un montón de trabajadores que no llegan ni a mil euros al mes. Gente a la que no se le pagan las horas extras que su jefe si cobra. Y ante todo esto, nosotros seguimos votando a los mismos de siempre, y si no es a uno es al otro, nos dan igual los programas y las propuestas… simplemente, si nos ha ido mal con Juanito, votaremos a Pepito sin pensar en las alternativas.

Y nos fastidiará ser abuelos y seguir trabajando a destajo mientras nuestros hijos están en paro, pero seguiremos no pensando y votando a los mismos de siempre. Y sino es a uno es a otro.

Pero frente este discurso tan pesimista, realmente me ha sorprendido la de gente que se ha movido, que se a dado cuenta de la gravedad del asunto y se a unido a las manifestaciones del 15M.

Por desgracia, siempre hay algún individuo que no comprende el movimiento (por que no lo quiere entender, no le interesa) y se deja engañar por lo que los medios de comunicación dicen; todavía los hay que creen que solo son un grupo de jóvenes que apoyan la abstención o el no voto, cuando no era tan difícil entender que no es así (ni son todo jóvenes, ni piden el no voto, piden reflexionar sobre el voto y el sistema). Pero como ya he dicho, son personas que ni entienden ni quieren entender; son personas que les gusta eso de que los demás piensen por ellos, tienen como lema esa frase del episodio de los basureros de los Simpson “que lo haga otro”.

Pero aparte de esta incomprensión por parte de algunos, la verdad, ha sido ilusionante, no me esperaba esa respuesta por parte de la gente. Por una vez, he pensado que realmente podemos cambiar algo si nos lo planteamos, podemos protestar y abrir muchos ojos que estaban cerrados. El futuro esta en nuestras manos y nos tenemos que dar cuenta y que esta vez “no lo haga otro”.

Anuncios