¡Buenas!

Empieza la semana, y para variar me encuentro delante del ordenador haciendo y deshaciendo garabatos con la Wacom. Y es que tengo varios dibujos empezados que espero poder colgar dentro de no mucho. Ya que los fines de semana, pese a tener tiempo libre lo utilizo para otros quehaceres (entre ellos ver tele-filmes mientras me duermo o intentar ver caras en el gotelé de la pared), y los sueños que tengo me dejan completamente, como lo diría… gilipollas. El rapto de unos profesores mafiosos que mueven oro con su correspondiente robo y huida por los pasillos de un instituto que hace años que no piso y que poco tiene que ver con el edificio real, peces martillo que resultan ser amigos de toda la vida y festines de comida con huevos de cangrejo gigante que son como copos de maíz – esto último lo achaco a mi reciente vuelta al consumo de cereales-  y una repentina salida del trabajo por un inesperado viaje a Alemania para recoger el coche de un familiar, que casualmente se ha quedado sin gasolina.

Como comprenderéis soñar con esto y volver a la realidad en cuestión de segundos perjudica seriamente el cerebro (eso y mi afición a las bebidas energéticas).

Debería de escribir un libro.

¡Que tengáis un buen lunes!

Anuncios