¡Hola buenas!

Ya hace semana y pico que no me prodigaba por aquí y ya me parecía demasiado. Y entre una cosa y otra (vaguear y vaguear más), al final no escribo nada.

Y la verdad que poco puedo decir, a amanecido lloviendo, mañana mejorará, y mañana también es el concierto de uno de los seres más odiados y amados a la vez del planeta en este momento, en efecto, de ese joven con un flequillo incomprensible llamado Justin Bieber, al que yo personalmente le tengo algún tipo de alergia que me produce incesantes arcadas. Así que ya estarán las fans locas por que llegue el momento, acampando desde hace ya unos cuantos días para ver a su ídolo en acción, cantando y bailando como solo él (y millones de personas más) lo saben hacer.

Que yo no digo nada sobre gustos que no comparto, lo que sí me parece excesivo es el comportamiento de estas chicas que lo darían todo por hacerse una foto con él y subirla a su red social para que la vean todos sus amigos, que lo darían todo por tocar durante unos segundos la mano de ese chico, una mano normal con la que se a limpiado el culo tantas veces como cualquiera (cualquiera con un transito normalito, si es que él lo tiene normal, claro). Incluso hay chicas que ya odian y han amenazado de alguna manera a la novia del susodicho.

Una vez, no se si lo escuché en la tele, salió un hombre que trabajaba en seguridad diciendo que pese a lo que muchas personas creen, es muchísimo mejor el comportamiento de la gente en un concierto de  heavy metal lleno de melenudos practicando el headbanging, que en uno de cualquier Bisbal, en el que los fans pierden el respeto, la educación, y pisarían cualquier cabeza para llegar a primera fila. Y es que la tontería hace a la gente volverse loca y a sacar lo peor de sí misma comportándose como salvajes. Creo que salvajismo es la palabra exacta para describir lo que se ve en esta clase de conciertos.

Lo dicho, sobre gustos no hay nada escrito, y estos no siempre (no siempre) hacen a la persona, aunque no se puede decir lo mismo sobre el comportamiento y la inteligencia, y en esto último hay gente que a veces deja mucho que desear.

Anuncios