Hoy más figuras, pero esta vez no de plastilina, sino de FIMO. Fimo es una de las marcas de pasta para modelar que se endurece al calentarse en el horno. (Y cuando digo horno, quiero decir HORNO. Porque si alguna inocente persona piensa que ese trabajo lo puede hacer el microondas, posteriormente mete el objeto creado en dicho electrodoméstico, el objeto empieza a burbujear y a emanar un hedor un tanto desagradable y finalmente se queda observando la figura que ha adquirido un aspecto más abombado y moreno….se dará cuenta que cuando quiero decir horno, es HORNO).

Esta foto que os muestro hoy fue un encargo de un familiar. Me llevó una tarde, y creo que es una de las figuras que menos quebraderos de cabeza me dio. No fue complicada de hacer y la verdad que quedé a gusto con el resultado, aunque como la mayoría (por no decir todos)  de los trabajos con fimo que he hecho han sido para regalar, me dio pena deshacerme de ella. Sin embargo, me es casi imposible adoptar cualquier figura en mi cuarto, y no precisamente porque haya muchas o tenga un animal rondando cerca, simplemente, mi cuarto, (al que podría bautizarlo de una manera mística como santuario, pero de una manera más franca y honrada como vertedero) es pequeño y tiene demasiadas cosas.

Anuncios