En la entrada anterior comenté que tenía una serie de figuras que formaban el ya inexistente museo del horror, pero solo puse una foto con la última que hice, una especie de dragón (o lagarto con alas) que nació en uno de los momentos que seguramente podría haber utilizado para hacer algo más productivo. Esa figura creo que es la única que acabó siendo lo que en un inicio iba a ser, ya que supuse que sería la última y ya había bautizado la serie.

Como no me parecía correcto hablar de una serie de figuras mostrando solamente una, iré colgando de vez en cuando una foto más, no sin miedo a que empecéis a pensar que tengo algún tipo de atracción hacia lo oscuro.

Hoy os muestro la primera figura que hice. Esta exactamente iba haber sido un busto de una mujer, evidentemente los resultados no fueron los deseados, aun así fue el que inauguró el museo.

Anuncios